¿Cuál es la diferencia entre el jamón ibérico y serrano? - La Despensa Extremeña
16038
post-template-default,single,single-post,postid-16038,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-3.1.1,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,columns-3,qode-theme-ver-30.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-7.4,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-5
 

¿Cuál es la diferencia entre el jamón ibérico y serrano?

¿Cuál es la diferencia entre el jamón ibérico y serrano?

¿Cuál es la diferencia entre el jamón ibérico y serrano?

¿Cuál es la diferencia entre el jamón ibérico y serrano?

El jamón serrano y el jamón ibérico visualmente son similares, pero en el sabor y en el color tienen notas diferentes. Ambos son platos tradicionales en la gastronomía española. El segundo es un alimento fabricado 100% en el país, con sus respectivas regulaciones en la crianza del cerdo para recibir su certificación.

El jamón serrano es fabricado de la carne de un cerdo blanco que se puede encontrar en otros países. Por su parte, el jamón ibérico procede de cerdos de raza ibérica, autóctona de España y Portugal. Ofrece unas características únicas que hacen que este jamón sea de mayor calidad. Pero, ¿cuáles son esas diferencias?

Principales diferencias entre el jamón ibérico y serrano

Los procesos de curación del jamón serrano son de: 9 meses en curación para ser considerado Bodega, 12 meses para ser Reserva y 15 meses para ser un Gran Reserva. A diferencia del jamón ibérico, que tiene que estar curándose 24 meses como mínimo para recibir la respectiva certificación.

A través del sistema de identificación de los jamones ibéricos por la normativa ASICI, se puede ver en sus envases el color del recinto. Puede ser negro, verde, rojo o blanco, de acuerdo a la procedencia del cerdo ibérico, de su alimentación y de su raza.

Para probar la diferencia en el sabor, degusta el más delicioso jamon iberico al vacio, elaborado por maestros artesanos de la región.

Una de las características de los cerdos ibéricos y que no posee ninguna otra especie de cerdo, es que infiltran la grasa en el músculo. Esto es lo que hace que su carne sea más sabrosa que la de los cerdos blancos. Por lo que se precisa más tiempo de curación para obtener ese color y sabor tan especial del jamón ibérico.

El jamón ibérico tiene una carne más jugosa, de sabor intenso y un aroma inigualable. Mientras que el jamón serrano tiene un sabor más suave y ligero.

Precio

Por la mayor calidad del jamón ibérico, este tiene un precio más elevado que el jamón serrano.

La alimentación del cerdo

El cerdo ibérico se alimenta a base de piensos ricos en ácidos oleicos, mientras que el serrano no. Esto influye directamente en el sabor distinto de la carne.

La fabricación del primero es más artesanal y se cura en secaderos naturales. Por su parte, el jamón serrano se cura en secaderos artificiales. Esto también afecta al sabor.

El cerdo blanco del cual procede el jamón serrano se cría en naves, mientras que el cerdo ibérico es de brida verde, negra y roja y se cría en el campo.

La pezuña

La pezuña del jamón serrano es blanca, mientras que la pezuña del jamón ibérico es negra. El color de la carne es otro elemento de diferencia: la carne del jamón serrano tiene un rojo pálido, con un tono más rosa. Por su parte, la carne del jamón ibérico es más intenso, con un tono vinotinto.

Aunque en la charcutería, ambos jamones sean similares, al ver el color de la pezuña y la carne y el recinto con la identificación ASICI, puedes identificar con mayor facilidad el jamón ibérico, de mayor calidad y un sabor más intenso y exquisito.

El sabor del jamón ibérico es más intenso, con un color de la carne más rojo, con un tono vinotinto, y la pezuña la tiene en color negro. Este producto es fabricado a partir de la carne de los cerdos criados en España y en Portugal, a través de métodos artesanales de gran tradición y calidad.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.